Los Sólidos Datos Económicos de Estados Unidos Permiten a la Fed Seguir Siendo “Paciente” Mientras China Espera Reducir el Estímulo

Mientras que los sólidos datos económicos de EEUU permiten que la Reserva Federal siga siendo “paciente”, los inversores del mercado de valores de EEUU pueden seguir comprando con confianza. Mientras tanto, los inversores chinos tienen que sentarse y esperar el efecto de los cientos de miles de millones de dólares en recortes de impuestos adicionales y gastos de infraestructura en la economía. Eso sucederá, por supuesto, a menos que se alcance un acuerdo comercial a corto plazo.
James Hyerczyk

Los datos económicos de EEUU y China del miércoles y el jueves temprano dieron resultados diferentes para los inversores, ya que los datos de EEUU ejercieron cierta presión sobre la Reserva Federal de EEUU para elevar los tipos de interés a corto plazo y los datos de China hicieron que los inversores se pregunten sobre el impacto de las recientes medidas de estímulo. Mientras tanto, aunque aparentemente todas las miradas han estado en el Reino Unido y en el drama del Brexit, el principal negociador comercial de Estados Unidos dijo que los aranceles podrían no revertirse, algo a tener muy en cuenta.

Si bien las noticias han sido generalmente positivas para los índices de acciones de Estados Unidos esta semana, la acción del precio en los principales índices de China indica que hará falta tiempo para que los datos respondan positivamente al nuevo estímulo del gobierno. Además, la combinación de estímulo y el posible fin de la disputa comercial de un año con Estados Unidos, sugiere que el crecimiento de China mejorará en el segundo trimestre, pero llevará su tiempo.

Los Datos de EEUU Significan que la Fed Seguirá Siendo “Paciente”

Hace menos de una semana, los inversores hablaban de un techo en el mercado de valores y de una economía estadounidense debilitada poco después de la publicación del informe de nóminas no agrícolas de Estados Unidos que mostró una caída en el número general de nuevas nóminas. Las condiciones han cambiado considerablemente esta semana, con el NASDAQ y el S&P 500 alcanzando nuevos máximos para el año el miércoles.

El lunes, los inversores dieron la bienvenida a las buenas noticias para la economía después de los recientes datos decepcionantes. Las ventas minoristas de Estados Unidos aumentaron inesperadamente en enero, viéndose impulsadas por un aumento en las compras de materiales de construcción y gastos discrecionales.

El martes, el gobierno de EEUU informó que el índice de precios al consumidor subió un 0,2% en febrero, después de tres meses consecutivos sin cambios. Sin embargo, el aumento en el IPC durante el año pasado se redujo nuevamente al 1,5% desde el 1,6%. El verano pasado, estaba en el 3%.

El miércoles trajo más buenas noticias para los inversores del mercado de valores en forma de noticias alentadoras sobre el crecimiento futuro, una categoría clave que hace un seguimiento de los planes de inversión de las empresas que registró su mayor ganancia en seis meses. El Departamento de Comercio también dijo que los pedidos de bienes duraderos aumentaron un 0,4 por ciento en enero.

Además, el gasto en construcción en Estados Unidos aumentó en enero, con la inversión en proyectos públicos alcanzando un máximo de más de 8 años, lo que podría impulsar las previsiones de crecimiento económico para el primer trimestre. Esta noticia compensó en gran medida los datos de inflación de los productores más débiles de lo esperado.

Los datos de esta semana han sido lo suficientemente fuertes como para indicar que la economía aún tiene impulso a pesar de los rumores de una desaceleración económica mundial. Pero fueron lo suficientemente débiles como para mantener a la Fed con su enfoque “paciente”. Esta es generalmente una buena noticia para los inversores del mercado de valores de EEUU.

Los Datos de China Muestran una Economía en Lucha

Después de que China publicó los datos decepcionantes de la balanza comercial el viernes pasado, los golpes siguen llegando, con los datos de hoy mostrando que la disputa comercial con Estados Unidos todavía tiene un impacto negativo en la economía y que las medidas de estímulo recientemente anunciadas no se han hecho notar en la economía todavía.

El punto débil de las publicaciones económicas de hoy fue un informe que mostró que el crecimiento en la producción industrial de China cayó a un mínimo de 17 años en los primeros dos meses del año, lo que apunta a una mayor debilidad en la segunda economía más grande del mundo. Además, la producción industrial aumentó un 5,3% en enero-febrero, según lo informado por la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS, por sus siglas en inglés), menos de lo esperado y el ritmo más lento desde principios de 2002. Se esperaba que el crecimiento de la producción de las fábricas disminuyera al 5.5% desde el 5,7% de diciembre.

Además, una encuesta oficial de fábricas mostró que la producción manufacturera se contrajo en febrero por primera vez desde enero de 2009, mientras que la inflación de las fábricas en febrero se mantuvo en mínimos de varios años, lo que apunta a una mayor presión sobre las ganancias industriales.

Un Cuento de Dos Políticas

Entonces, mientras que los sólidos datos económicos de EEUU permiten que la Reserva Federal siga siendo “paciente”, los inversores del mercado de valores de EEUU pueden seguir comprando con confianza. Mientras tanto, los inversores chinos tienen que sentarse y esperar a los cientos de miles de millones de dólares en recortes de impuestos adicionales y gastos de infraestructura en la economía. Eso sucederá, por supuesto, a menos que se alcance un acuerdo comercial a corto plazo.

¡No se pierda nada!

Descubra qué está moviendo los mercados. Regístrese para recibir una actualización diaria en su correo electrónico.

Últimos Artículos

Ver Todo

Mejores Promociones

Mejores Brokers